En este momento estás viendo Evolución del Efecto IA, del Ajedrez al Autoaprendizaje
Evolución del 'Efecto IA': De Ajedrez a Autoaprendizaje. (ISTQB)

Evolución del Efecto IA, del Ajedrez al Autoaprendizaje

Evolución de la Inteligencia Artificial (IA): Navegando a Través del Cambio

Desde sus raíces en los años 50, la Inteligencia Artificial (IA) ha experimentado una metamorfosis sorprendente, desafiando las percepciones y remodelando nuestro entendimiento sobre máquinas «inteligentes». Este viaje ha sido tan fascinante como complejo.

En sus primeras etapas, la IA se visualizaba como la capacidad de construir y programar máquinas capaces de imitar la inteligencia humana. Sin embargo, esta definición ha experimentado una evolución drástica. La IA ahora se define como la capacidad de un sistema de ingeniería para adquirir, procesar y aplicar conocimientos y habilidades.

La evolución de la IA es un testimonio del cambio constante en la percepción social. En los años setenta, la idea de una máquina capaz de derrotar a un humano en el ajedrez era considerada un hito futuro en la IA. El famoso enfrentamiento entre Deep Blue y Garry Kasparov marcó un punto de inflexión, pero con una sorprendente «fuerza bruta» que no se alineaba con las expectativas actuales de verdadera inteligencia artificial.

Los sistemas expertos de las décadas de 1970 y 1980 también reflejaron la mentalidad de la época. Estos sistemas incorporaban la experiencia humana a través de reglas ejecutables, considerándose IA en ese momento. Sin embargo, en el contexto actual, la percepción ha cambiado, y estos ya no se clasifican como verdadera IA.

Este fenómeno de cambio en la percepción se denomina «efecto IA». A medida que la sociedad redefine su visión de la IA, la propia definición de este campo también se modifica. La fluidez de esta evolución plantea desafíos para establecer definiciones sólidas y consistentes.

Hoy, más de dos décadas después del enfrentamiento entre Deep Blue y Kasparov, la IA va más allá de la mera imitación. La autoaprendizaje y la capacidad de adaptarse a los datos son elementos cruciales. Este progreso nos lleva a cuestionar no solo el presente, sino también el pasado, reevaluando qué constituye verdadera inteligencia artificial.

La IA se encuentra en un estado constante de transformación, desafiando nuestras expectativas y preconceptos. Desde los sistemas expertos hasta el autoaprendizaje, la IA ha demostrado ser un campo en constante evolución, reflejando la naturaleza cambiante de la sociedad y la tecnología.

En resumen, la IA no es estática; es una entidad dinámica que se redefine con cada avance tecnológico y cambio social. Navegar por su evolución implica reconocer el pasado, comprender el presente y estar preparados para los inminentes cambios que seguramente seguirán desafiando nuestras percepciones. La inteligencia artificial, en su constante transformación, sigue siendo uno de los fenómenos más intrigantes y revolucionarios de nuestro tiempo.

Fuente de inspiración: Programa de estudios del ISTQB AI

 

Gus Terrera

Apasionado por el agile testing y la ia.